HISTORIA DE LA MÚSICA CRIOLLA PERUANA

HISTORIA DE LA MÚSICA CRIOLLA PERUANA

domingo, 24 de enero de 2016

LORENZO HUMBERTO SOTOMAYOR - BIOGRAFÍA

RESEÑA BIOGRÁFICA

Lorenzo Humberto Sotomayor nació en Lima el 10 de Agosto de 1915. Hijo de padre limeño y madre cajamarquina, cursó estudios escolares en el Colegio San José de los hermanos Maristas en el Callao y el Guadalupe de Lima. Sotomayor ingresó a la Universidad Mayor de San Marcos, a la facultad de derecho, pero después de dos años fue ganado por la música y la bohemia, abandonando sus estudios.

Al respecto hay una anécdota: contaba don Lorenzo, que su madre lo obligó a cursar los primeros años de derecho en la universidad. “Hice sólamente los dos primeros años de letras y uno de leyes. El día que terminé el tercer año me presenté ante mi madre y le dije: <te he demostrado que puedo estudiar lo que sea, pero yo quiero ser músico>”.

Lorenzo Humberto Sotomayor aprendió a tocar piano con un maestro que tocaba durante las funciones de cine mudo en los barrios de la época y lo practicó incesantemente hasta dominarlo como un profesional. Asistía constantemente a los auditorios de las radios limeñas escuchando a los musicos del momento. Se cuenta también que practicaba el fútbol y llegó a vestir la casaquilla del Club Universitario de Deportes, pero su pasión era la música. Un buen día, le ofrecieron reemplazar al pianista del elenco de Radio Nacional y aceptó encantado. Para evitar líos con su familia se presentó con el seudónimo de Lawrence Western. Durante meses mantuvo esa doble indentidad, hasta que su carrera musical despegó y descubrió el misterio a su familia.

En los años treinta su fama creció notablemente, debutando en Radio Weston en 1935, como artista y compositor. Sus primeras composiciones tenían influencia del jazz y swing norteamericano, cuyas armonías él aplicaría posteriormente en sus canciones criollas. Su primera composición criolla de gran éxito fue un vals con letras muy profundas, El Solitario, que fue interpretado por todos los grandes cantantes criollos de la época.



LOS CHALANES


No contento con su éxito como arreglista y pianista, buscó y ocupó un lugar protagónico fundando en 1944 el Conjunto Los Chalanes con Alejandro Cortez y Eduardo Santillana (primeras voces), Ernesto Samamé y Pepe Ladd (primeras guitarras) y Humberto Samamé (contrabajo). Sus primeros grandes éxitos discógrafos los tuvieron grabando en Chile con Jesús Vásquez los valses Corazón y Burla (del propio L.H.Sotomayor) y Sueño y Realidad (de Ernesto Samamé y Pepe Ladd).

La aparición en 1944 de un conjunto de cuatro voces, dos primeras guitarras y un contrabajo causó sensación en los auditorios radiales y los teatros de la ciudad. El público abarrotaba sus presentaciones, sus discos se agotaban en cuestión de horas y la prensa les dedicaba excelentes críticas. Los Chalanes recorrieron todo el país y salieron de gira a Ecuador y Chile. Al igual que la crítica y la prensa peruana, la chilena también cayó a sus pies dedicandoles elogiosos artículos tras sus exitosos conciertos en las ciudades chilenas. Otros grande éxitos compuestos por Lorenzo Humberto Sotomayor y grabados por Los Chalanes fueron Cariño mío y Un Vals y un Recuerdo (en coautoría con Rodolfo Coltrinari).


Conjunto Los Chalanes

El éxito de Los Chalanes en el extranjero y sus constantes ausencias del país, motivó su caída de popularidad en Lima. Nuevos grupos como el trío Los Morochucos y principalmente, Los Embajadores Criollos ocuparon sus lugar en las preferencias populares y terminaron disolviendose en 1951. Durante un corto tiempo Lorenzo Humberto Sotomayor formó el trío Corazón, con Humberto Sánchez (último vocalista de Los Chalanes) y Néstor Changanaqui. Posteriormente incursionó en el género tropical creando un nuevo ritmo llamado valsongo, estrenado por la bailarina peruana Betty di Roma en el Teatro Monumental. Tras un gran éxito inicial e internacional (Colombia) este ritmo pasó rápidamente al olvido.

Lorenzo Humberto Sotomayor ha sido tal vez el compositor criollo de mayor éxito como intérprete de sus propias canciones. Su repertorio era realmente de lujo, consistiendo de tangos, boleros, huaynos e innumerables canciones criollas. Corazón es identificado repetidamente como uno de los tres valses más emblemáticos del criollismo, junto a El Plebeyo y La Flor de la Canela. Cariño mío, El Solitario, Un Vals y Un Recuerdo son temas ya clásicos del Cancionero Criollo.

Lorenzo Humberto Sotomayor



LORENZO HUMBERTO SOTOMAYOR, EL MÚSICO: él fue un notable pianista, arreglista y verdadero showman; además fue el más grande impulsor de las armonías en la canción criolla. Las armonías que creaba para y con el conjunto Los Chalanes influyeron notablemente en músicos como Lucho Garland y posteriormente, Carlos Hayre.



LORENZO HUMBERTO SOTOMAYOR, EL LETRISTA: es posible, que en esos 2 años estudiando letras en la universidad le hayan inculcado conocimientos de poesía y estética literaria. Lo cierto es, que sin ser poeta fue capaz de escribir varias de las letras más poéticas que se han escrito en una canción criolla. Aquí tienen algunos ejemplos:

Desde aquel lindo día has sido para mí
el ángel de mis sueños.
El agua del arroyo que logra aplacar
la sed de mi pasión.

La musa que en mis noches de loca bohemia
inspira mis canciones
y el más rico tesoro que pudo encontrar
mi amante corazón.....(Mi Tesoro)


 

Nadie me consuela en mi desventura,
los que ven que sufro se ríen de mi.
Dicen que mi pena pasará muy pronto,
dicen que en la vida todo es siempre así.

Yo tan sólo creo que los que así juzgan
los pesares míos no han sufrido así.
Son ciegos del alma y es que el sufrimiento
no rasgó su pecho como el mío sí.....(Mi Pena)

 

Siente inmensa pena mi pobre alma
y es porque te ausentas de mi lado.
Ya estoy por perder toda la calma,
que he tenido. Cuánto te he esperado!.....(Pasión)


Reír, quién habla de reír
si en la vida todo es sólo sufrir, sólo llorar.
Creer en la felicidad
es sólo un sueño loco, imposible realidad.....(Corazón)


Cariño mío, alma de mi alma
Cariño mio, prenda de amor
Si tú supieras cuánto te quiero,
no harías que sufra mi corazón.....(Carino mío)


Es muy negra mi aflicción cual negro manto.
Es horrible lo que pasa hoy en mi vida.
Son las penas que han abierto en mi una herida,
una herida que jamás se curará.....(El Solitario)


Tu burla no ha de durar mucho tiempo.
Cuida bien en reírte , porque el que ríe último
ríe mejor.....(Burla)


Tener que resignarme a sufrir esta pena,
sería una condena que no podría sufrir.
Sin ti sé que la vida que nada me valdría,
si ya no me quisieras preferiría morir....(Si tú no me quisieras)


Recuerdas dulce amor ese vals?
Aquel vals de antaño que escucharamos cantar.
Triste en su verso y melodía
y muy precioso en su armonía.
Al oírlo me ponía sentimental.....(Un Vals y un Recuerdo)


Hay blancas con ojos negros y negras con dientes blancos;
hay chinas que no son chinas y gringas a discreción.
También hay unas morochas que tienen el pelo rubio,
que tienen ojos azules, pero negro el corazón.....(Las Mujeres de mi Tierra)


Tuve la suerte de verlo cantar y tocar en un concierto en que celebraba sus 50 años de vida artística. Fue durante un excepcional y emotivo homenaje realizado por sus colegas músicos en el Teatro Municipal. Don Lorenzo Humberto Sotomayor siempre estuvo presente, primero en visitas personales y luego durante conversaciones familiares, en mi hogar. El que haya compartido tan gratas experiencias con su colega Chalán, Pepe Ladd (mi padre) me enorgullece. Este artículo es un homenaje a su memoria. Feliz Cumpleaños Maestro!


Pepe Ladd, 10 de Agosto de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario